Emeutes à La Mojonera décembre 2008

guardia_civil_enfrentan_grupo_inmigrantes

Alerta máxima en La Mojonera tras la muerte violenta de un joven de Mali


09.12.08 – 08:48 –

Impotentes y con rabia. Así se sentía la comunidad subsahariana en La Mojonera. Ayer se repitieron unos incidentes que solo tres meses antes ocurrieron casi de forma similar en el municipio vecino de Roquetas de Mar. Varios factores en común hacen que sean similares: un apuñalamiento, una zona con un alto nivel de inmigración que adolece la falta de recursos económicos –y de otros servicios– y la muerte de una persona joven. En la noche del domingo Sega S. fue apuñalado en el bajo tórax en esta localidad almeriense, cuando tres marroquíes trataron de sustraerle la cartera.

El presunto autor de la puñalada y los otros dos compatriotas fueron detenidos por la Guardia Civil horas después de que se produjeran los hechos, según fuentes del Instituto Armado. También arrestaron a un ciudadano de Costa de Marfil y dos personas de Guinea Bissau, por desórdenes públicos. Por la tarde se produjeron dos detenciones más a causa del repunte de altercados que se produjo durante la tarde.

Los hechos sucedieron pasadas las 20.30 horas, cuando la víctima detectó que le intentaban robar la cartera, después de que los marroquíes abandonaran precipitadamente el locutorio en el cual se encontraban. Así, éste salió acompañado de varios compañeros de origen subsahariano y a partir de ahí comenzó un violento enfrentamiento en las inmediaciones de la plaza Príncipe Felipe, en un descampado donde antiguamente se ubicaba el recinto ferial.

Fue en este lugar donde presuntamente Mohamed S., de 28 años extrajo un cuchillo y apuñaló al joven malí, cuya muerte se certificó después. A consecuencia de esta trifulca inicial también fueron detenidos los marroquíes Aziz E.S., de 27 años, y Adderrahim L., de 28, por su relación con los hechos, si bien la investigación apunta a que fue Mohamed S. Asimismo se produjo la detención de Soresi D., de 24 años de edad, natural de Costa de Marfil y Alberto Luís G. D., de 22 y Domingos C. M., de 47, ambos naturales de Guinea Bissau, vecinos todos de La Mojonera, por desórdenes públicos y daños. A raíz del conocimiento de la muerte de Sega S. comenzaron los disturbios en las inmediaciones de la plaza Príncipe Felipe y la calle Solera donde ardieron tres vehículos y varios contenedores de la basura. Un par de comercios también recibieron varios impactos de piedras.

El dispositivo

La Guardia Civil estuvo en el lugar de los hechos poco después de que el joven de Mali recibiera la puñalada. «Los agentes llegaron a penas cinco minutos después de que se produjera el apuñalamiento, fueron ellos quienes llamaron a los servicios sanitarios para que atendiera al joven, pero finalmente no pudieron hacer nada», explicó Miguel Corpas, subdelegado del Gobierno en Almería.

Hasta 180 agentes trabajarán a turnos para mantener la calma en La Mojonera. «Se activó un dispositivo para la envergadura de una población como La Mojonera y desde que se conoció la noticia los agentes se desplegaron rápidamente. Los agentes tuvieron que disparar varias cargas de pelotas de goma y lanzar botes de humo para disolver a la gente que estaba participando en la reyerta», puntualizó Corpas. Hasta el municipio almeriense se desplazaron también antidisturbios de otras provincias cercanas y para las dos de la madrugada la zona estaba custodiada por más de sesenta efectivos y los alborotadores controlados.

En apenas veinte minutos catorce vehículos de la Guardia Civil estaban en la calle Solera. Concretamente trabajaron en la zona agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana y del grupo de Reserva y Seguridad.

El subdelegado del Gobierno en Almería apuntó que «el dispositivo de seguridad estará hasta que vuelva la calma y confiamos que sea pronto porque ya se ha detenido al presunto autor de los hechos, además tenemos mucha información sobre los acontecimientos y estamos en contacto con varias asociaciones que están trabajando en la zona para mantener la calma».

El cuerpo del fallecido está en el tanatorio de la capital donde también fueron trasladados los tres arrestados por su participación en el crimen, que permanecen en la Comandancia de Almería. Las diligencias sobre este caso las instruye el Juzgado de Instrucción número 5 de El Ejido

Repuntes de violencia

Ayer por la mañana los agentes seguían en la zona controlando que no se formaran grandes grupos de personas y donde la calma reina tras los incidentes. Aunque la calma reinó durante toda la mañana, sobre las 14.00 horas un grupo de personas de origen subsahariano volvieron a lanzar piedras contra los comercios que en la zona regentan la comunidad marroquí. Un brote que fue disuelto por la Guardia Civil en a penas una hora. A media tarde se produjo un nuevo repunte de la violencia en las distintas calles donde en la noche del domingo se produjeron los incidentes más graves.

Las sensaciones

La sensación de la comunidad de origen subsahariano es de «desprotección». Dicen sentirse «mal» porque consideran que «los marroquíes hacen lo que quieren y seguro que en cuanto se vaya la policía volverán a repetirse los incidentes». La calma tensa que se vivió ayer en La Mojonera reflejaba una situación complicada de digerir para extranjeros y autóctonos. Estos últimos transmitían que «este hecho solo es la punta del iceberg porque hay muchas personas que están pasando necesidad, pasan hambre y esto ha ocurrido ahora, pero quién sabe qué pasara el año que viene cuando la crisis se acentúe más si cabe».

La comunidad subsahariana estaba atemorizada, pero con ganas de pelear si la cosa se pone fea. De hecho hablar con ellos era una misión casi imposible, muchos desconocen el idioma y tienen miedo. Algunos, lo primero que preguntan es si eres policía, otros ya dicen «¿journalist? (¿periodista?)» y entonces se relajan un poco e intentan explicar lo que sucedió, aunque vigilan que no haya policías cerca. Una calma tensa que tardará tiempo en curarse.

Émeutes dans le sud de l’Espagne après le meurtre d’un immigré

Reuters

08/12/2008

MADRID – Des émeutes ont éclaté à La Mojonera, dans le sud de l’Espagne, où des immigrés ont incendié des voitures, magasins et poubelles après la mort d’un immigrant malien, poignardé lors d’une agression, rapporte la police.

A La Mojonera, dans le sud de l’Espagne, lundi à l’aube. Des émeutes ont éclaté dans cette ville où des immigrés ont incendié des voitures, magasins et poubelles après la mort d’un immigrant malien, poignardé dimanche soir lors d’une agression. (Reuters/Francisco Bonilla)

Sega S., 24 ans, a été poignardé dimanche soir et a succombé à ses blessures tôt lundi, selon la Garde civile. Trois Marocains, dont un est soupçonné du meurtre, ont été arrêtés.

Après l’agression, une vingtaine d’immigrés d’origine sub-saharienne se sont rassemblés à La Mojonera, dans la province d’Almeria, et ont incendié des voitures, des magasins et des poubelles. La police anti-émeutes a interpellé deux Ivoiriens et un homme originaire de Guinée-Bissau.

Des incidents du même type s’étaient produits en septembre dans la ville voisine de Roquetas de Mar, après le meurtre à l’arme blanche d’un Sénégalais qui s’interposait dans une dispute.

De nombreux Africains rallient l’Espagne chaque année au péril de leur vie, souvent à bord d’embarcations de fortune. L’Espagne compte environ cinq millions d’immigrés, sur une population de 45 millions de personnes, dont beaucoup travaillent dans le secteur du bâtiment, actuellement en crise.

Emma Pinedo, version française Grégory Blachier

La Guardia Civil toma La Mojonera tras una batalla entre inmigrantes


La muerte de un maliense a manos de un marroquí provocó una revuelta en el pueblo

MARÍA JOSÉ LÓPEZ DÍAZ – Almería – 09/12/2008

Segunda muerte con violencia de un subsahariano en un municipio del Poniente almeriense en apenas tres meses. La víctima, Sega Sisoco, un maliense de 24 años, murió por una herida de arma blanca propinada por un marroquí de 28 llamado Mohamed S. Los hechos ocurrieron la noche del domingo, cuando Sisoco entró en un locutorio y se percató de que varios marroquíes intentaban robarle la cartera. Según fuentes policiales, el joven optó en un primer momento por salir corriendo, pero poco después volvió con un grupo de compatriotas « a pedir explicaciones ». La disputa, ya fuera del local, en un descampado oscuro, acabó con una puñalada en el bajo tórax de Sisoco, y su muerte pasadas las nueve de la noche. Apenas seis horas después, fue detenido el presunto autor de la puñalada junto a dos presuntos colaboradores, Aziz E. S. y Abderrahim L.

Apenas tres meses después de la muerte de Ousmane Kote, el senegalés que perdió la vida el pasado septiembre en una barriada de Roquetas de Mar tras otra disputa con un traficante de drogas local, el alboroto de una comunidad indignada volvió a retumbar en el Poniente. La explosión de dolor e indignación de la comunidad subsahariana estalló con llantos y lamentos pero también con violencia. Un numeroso grupo de jóvenes se pertrechó de piedras que comenzaron a lanzar contra vehículos y propiedades de marroquíes. Tres coches resultaron calcinados y hubo un conato de incendio en un local de comestibles regentado por magrebíes. Cinco subsaharianos fueron detenidos por alteración del orden público.

Ya por la tarde, la Guardia Civil tuvo que disolver a varios grupos aislados de inmigrantes que volvieron a arrojar piedras en la zona donde se produjo la muerte por apuñalamiento. El dispositivo policial en la zona es contundente. Fuentes oficiales confirmaron que 14 vehículos de la Guardia Civil llegaron al lugar de los hechos 20 minutos después del suceso. La unidad de seguridad ciudadana de la Comandancia se incorporó más tarde. Los refuerzos de 180 agentes permitirán que en la zona haya de manera permanente « entre 60 y 70 agentes » hasta que desaparezca la tensión.

La ONG Almería Acoge leyó el suceso en clave de crisis económica y paro. « Es una desgracia muy cotidiana la que se está formando y esperamos que no llegue a más. Por ahora observamos que son grupos de marginados contra grupos de marginados, personas excluidas contra personas excluidas. Nos encontramos con gente en situaciones muy malas, con documentación o sin ella », explicó Juan Miralles, director de la ONG.

Según los datos oficiales, de las 7.872 personas censadas en La Mojonera sólo 421 estaban en paro el pasado mes de octubre. Los mismos datos reflejan que de los 48.747 parados registrados en noviembre en la provincia un 20% (9.800) son extranjeros. Para agricultores como Tomás o Vicente, que ayer observaban desde una esquina a los grupos de magrebíes concentrados tras el suceso, la realidad del Poniente almeriense « se sale » de las cifras oficiales. « Yo me tengo que encerrar en mi invernadero porque no paran de venir a pedir trabajo. Se te arrodillan para pedírtelo », dice Tomás. « Pero con el encarecimiento de los abonos, las semillas y todo lo demás, ya no me es rentable tener contratados a los extranjeros ».

La Mojonera se sumerge en el caos tras el asesinato de un joven malí

A. Alcántara – J. R. Belloso / La Mojonera | Actualizado 09.12.200801:00

El inmigrante de 24 años fue apuñalado en la noche del domingo después de ser atracado por un ciudadano marroquí · El presunto autor del homicidio ya se encuentra a disposición judicial

El municipio de La Mojonera amaneció ayer de luto a causa de la muerte por apuñalamiento de un joven malí de 24 años durante la noche del pasado domingo en la plaza Príncipe Felipe. Sega S. recibió una puñalada mortal en el estómago cuando salía de un locutorio de la zona. Según la versión de los vecinos y amigos del fallecido, la víctima estuvo durante todo el día recaudando dinero para mandarlo a su familia de Mali, con motivo de la fiesta musulmana del cordero.

A las 20:30 horas, Sega S. aparcó su bicicleta en la puerta del locutorio para enviar parte de esa cantidad a su país. En ese mismo instante, Mohamed S., de 28 años de edad y de nacionalidad marroquí, esperaba en la puerta para robarle la pesquisa restante.

Mohamed S. quiso atracar a punta de navaja al joven quien, desde un principio, se negó a entregarle el dinero. Según cuenta un testigo presencial del incidente, cuando el marroquí vio llegar a los amigos del subsahariano, « se puso nervioso, le hincó la navaja, lo abrió en canal estómago hacia arriba y huyó con la bicicleta de la víctima ».

Minutos después, una multitud de amigos de Sega S. se aproximaron para interesarse por su estado, pero desgraciadamente el joven malí yacía en el suelo agonizando con las manos manchadas de sangre sobre su vientre.

Según una vecina de la zona, que estaba contemplando la triste escena, « cuando los subsaharianos se percataron de que Sega S. estaba muerto, empezaron los gritos, se armaron con piedras y palos y arremetieron contra los negocios árabes de la zona. Estaba muy asustada y cerré las ventanas porque había alrededor de medio centenar de subsaharianos golpeando los coches y prendiendo fuego a los locutorios », asegura a El Almería esta testigo, quien prefirió mantener el anonimato.

A partir de ese instante, los incidentes se trasladaron a las calles Solera, Infanta Elena y Estrella, que se transformaron en un improvisado campo de batalla. « De pronto empezaron a romper los cristales de la tienda, tenía mucho miedo y, en lugar de salir a la calle, preferí quedarme dentro a la espera de que llegaran los Cuerpos de Seguridad. Lo que no me podía imaginar es que, además, pretendiesen quemar mi negocio conmigo dentro; por suerte me ayudaron y pude salir ilesa de aquel infierno », relata otra afectada por los incidentes quien a su vez indica que la mayoría de los protagonistas de la revueltas eran menores, muchos de ellos estudiantes del IES ‘La Mojonera’.

Los incidentes finalizaron a la una de la madrugada, cuando los Cuerpos de Seguridad consiguieron aplacar los ánimos de los enfurecidos subsaharianos. En particular, fue necesaria la intervención de la Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC) de la Comandancia de Almería, provista de material antidisturbios y de un helicóptero del Servicio Aéreo del Cuerpo.

La revuelta se saldó con la quema de tres vehículos y el destrozo de varios establecimientos que pertenecían a compatriotas de los presuntos autores.

Acto seguido, la Guardia Civil de Almería procedió a la detención de Soresi D., de 24 años y natural de Costa de Marfil, Alberto Luis G.D., de 22 y Domingos C.M., de 47, ambos naturales de Guinea Bissau, acusados de desórdenes públicos y daños materiales.

Una vez finalizados los incidentes, la Guardia Civil de Almería comenzó la investigación del asesinato. A las 2.30 horas se procedió a la localización y detención de Mohamed S. como presunto autor de un delito de homicidio al igual que Aziz E.S., de 27 años y Abderrahim L., de 28, como cómplices y colaboradores del delito. Estas detenciones se llevaron a cabo en una vivienda cercana a la zona donde ocurrieron los hechos. Ya entrada la madrugada, la comisión judicial ordenó el levantamiento del cadáver y su traslado al Instituto de Medicina Legal de Almería. Todos los detenidos pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción número cinco de El Ejido.

Tras la noche conflictiva del domingo, los vecinos de La Mojonera manifestaron ayer su repulsa a esta situación desconocida hasta hace aproximadamente cinco años, cuando se asentaron en el barrio numerosas bandas marroquíes y subsaharianas. « Este era un barrio muy tranquilo, nunca había sucedido algo semejante. Es una vergüenza porque ahora muchas familias tenemos miedo de que nuestros hijos bajen solos a jugar a la calle », exclama otra vecina, indignada en lo alto de su balcón.

Immigrant stabbing prompts S.Spain riot, 6 arrests

REUTERS

Mon 8 Dec 2008,

MADRID, Dec 8 (Reuters) – Rioting immigrants set fire to cars, shops and rubbish containers in a town in southern Spain overnight after a Malian was stabbed to death while being mugged, police said on Monday.

A Civil Guard statement said Sega S., 24, was stabbed on Sunday night and died from his injuries early on Monday. Police arrested three Moroccans, one of them the suspected killer.

After the stabbing, a score of angry sub-Saharan immigrants gathered in La Mojonera, in southern Almeria province, and started fires in shops and rubbish bins.

Police in riot gear were deployed to quell the riot and arrested two men from Ivory Coast and one from Guinea Bissau.

There were similar riots in September in nearby Roquetas de Mar after a Senegalese man was stabbed to death when he tried to intervene in a dispute.

Many emigrants from sub-Saharan Africa drown or die of exposure trying to cross the Straits of Gibraltar to Spain aboard small vessels and flimsy rafts in the hope of finding a better life in Europe.

Some five million of Spain‘s 45 million population are immigrants, many of whom found work in a 12-year construction boom that has collapsed in the last year.

Spain‘s unemployment rate is now the highest in the European Union, and the government has said it will pay unemployed foreigners to go home, an offer few seem to have taken up. (Reporting by Emma Pinedo; writing by Martin Roberts, editing by Tim Pearce)

~ par Alain Bertho sur 9 décembre 2008.

 
%d blogueurs aiment cette page :